El lunes subió la nafta. Se vienen incrementos en luz, agua, transporte público, telefonía celular, prepagas, monotributo y hasta cigarrillos. El fútbol por TV deja de ser gratuito este fin de semana.      

Casi todo el país quedó teñido de amarillo este fin de semana, tras las elecciones legislativas. Sólo unos pocos focos de resistencia peronista quedaron en el mapa. Entre ellos San Luis, en donde hubo una elección histórica de Adolfo y Alberto Rodríguez Saá. En la noche del domingo, Mauricio Macri salió a bailar entre globos amarillos. Pero ahora el baile les toca a los ciudadanos: este lunes aumentó la nafta y se suman en los próximos días los tarifazos en transporte público, luz, gas, taxi y peajes. Encima, el fútbol por televisión deja de ser gratis este fin de semana.

Pero en Cambiemos bailan sonrientes. Es “la revolución de la alegría”, como la llamó hace tiempo el Presidente. El 10 de octubre, el jefe de Gabinete Marcos Peña anunció los tarifazos con eufemismos: “Un camino gradual de ordenamiento del sistema tarifario para lograr que todos los argentinos tengan conexiones de gas y luz”.

Tal como adelantó el diario Ámbito Financiero en septiembre, el Gobierno Nacional también prevé aumentos de precios en telefonía móvil, monotributo, prepagas y hasta en los cigarrillos.

Algunos de estos aumentos se darán con la “quita de subsidios o ajustes de tarifas congeladas que debían aplicarse durante el año, pero que se evitaron efectivizar para no generar malestar durante la época electoral”, explicaba el informe de Sebastián Penelli en ese medio porteño.

También hay aumentos que estaban programados desde 2016, para aplicar ahora que pasaron las elecciones. La clase media y los sectores que menos tienen ya lo sufren. Para muchos el voto tuvo un efecto boomerang.

Este lunes, los argentinos amanecieron con un aumento en la nafta que va desde el 10 al 12 por ciento. Ahora la nafta argentina pasó a ser la más cara de Latinoamérica, detrás de Uruguay.

“Lo que es correcto es que hay una audiencia pública del año pasado que estableció un cronograma tarifario que incluye un camino gradual de modificación tarifaria, pero eso ya fue anunciado y avisado hace tiempo. Lo del tarifazo es una percepción subjetiva”, dijo, sin ponerse colorado, Peña.

Lo que anunciaba el jefe de ministros, con ese relato maquillado por la aplicación del riguroso manual de estilo de Jaime Durán Barba, era el principio de un ajuste mucho más grande. El fin de año pinta difícil. Pero gran parte del país quedó teñido de amarillo.

En el Ministerio de Transporte de la Nación aseguran que el boleto de colectivo subirá en Buenos Aires hasta un 50% en abril y eso bajará a las otras provincias. La energía eléctrica tendrá un ajuste de tarifas en noviembre y otro en febrero.

A partir del 1 de diciembre está previsto un incremento en las tarifas de gas para transporte y distribución, que tienen una incidencia del 40% en la factura sin impuestos.

Los taxistas porteños pedirán una suba del 12% en las tarifas y eso puede tener efecto cadena en el resto país, que sufre con el incremento en el precio del combustible. Además, no se descarta que antes de fin de año las principales empresas tabacaleras repartan una nueva lista de precios.

Las prepagas aumentarán su costo en un 5% entre fines de octubre y noviembre, según el informe de Ámbito Financiero. En enero también aumentará el monotributo. Mientras que las empresas de telefonía celular se adelantaron: Personal subió el precio en un 4% a principios de octubre y Movistar había aplicado un incremento del 12% en septiembre.

El fútbol televisado iba a ser gratis hasta fin de año. Pero después de las elecciones hubo un cambio y, a partir de este fin de semana, el que no paga no va a poder ver en directo los goles de su equipo. Sólo cuatro partidos se verán gratis en la séptima fecha de la Primera División. Para ver el resto de los encuentros de la Superliga los usuarios deberán salir corriendo a contratar el Pack Fútbol de las señales de TNT Sports y Fox Sports.

“Aspiramos a tener proyectos y sueños y llevarlos a cabo”, dijo Macri en medio de los festejos del domingo por el triunfo de Cambiemos en casi todo el país. Celebró que los argentinos los hayan votado “para definir en qué país queremos vivir”. Y después bailó y cantó al ritmo de Maluma: “No hay que sufrir no hay que llorar; la vida es una y es un carnaval…”