En su rol de operador mediático de Cambiemos, llegó en un avión privado y se instaló en un hotel 4 estrellas. El macrismo apunta a la intervención del Poder Judicial. Para el peronismo local, Lanata es “el Neustadt” de Mauricio Macri.         

Sombrero oscuro. Pantalón con tiradores. Saco a rayas. Sin corbata. Anteojos grandes y caros. Siempre excéntrico, Jorge Lanata bajó esta mañana de un avión privado, un taxi de la empresa Brise Servicios Aéreos, en la ciudad de San Luis. De inmediato arrancó su faena para la elaboración de un “informe” que saldrá el domingo en su programa de Canal 13 de Buenos Aires y, en su rol de operador en la construcción de la agenda política del Gobierno Nacional, no escatimó en gastos de producción.

 

Un día antes, parte de su equipo había llegado a San Luis encabezado por María Eugenia Duffard. Ella recorrió distintas zonas asesorada por dirigentes cercanos al candidato de Cambiemos Claudio Poggi, según revelaron fuentes periodísticas. Uno de los voceros de ese espacio que saldrá el domingo en TV es el radical Alejandro Cacace. Otro entrevistado, dijeron las mismas fuentes, es el diputado provincial Juan Carlos Rigau.

Duffard y compañía, según testigos eventuales, comieron en la noche del jueves en el conocido restorán El Cruce. Pidieron “una parrillada sin chorizos”, preocupados por “no consumir grasas”, dijo uno de los mozos, quizás en tono de humorada. Esta mañana, Duffard y su grupo viajaron en autos alquilados a Villa Mercedes y otros puntos de la Provincia.

Igual que su equipo, Lanata hizo base en el coqueto Hotel Vista, uno de los más lindos de la ciudad, del rango de cuatro estrellas. Esos costos, sumados al alquiler de autos y del taxi aéreo, revelaron que el dinero no fue una limitación para su trabajo.

En la mañana del viernes, Alejandro Cacace había deambulado por el bar del Vista, mientras esperaba al afamado periodista de la tele porteña, rebelde e inteligente en la década del 90, hoy devenido en propietario de un costoso piso en Miami, fetichista de habanos caros y estrella del Grupo Clarín.

En una breve charla con movileros cercanos a Cambiemos, Lanata creyó que estaba obligado a aclarar que no trabaja para Mauricio Macri, sino para Canal 13.

Hábil en el arte de enfocar fragmentos, Lanata dijo que buscaba mostrar “contrastes” en San Luis y al parecer, entre otras cosas, su equipo aprovechó los incendios forestales para mostrar una provincia en llamas.

“Lanata es hoy para Macri lo que Bernardo Neustadt fue para Carlos Menem”, dijo algo ofuscado un dirigente del peronismo de San Luis, cansado de lo que denomina “las operaciones de Cambiemos por las elecciones”, que tienen cobertura en los grandes medios porteños.

“Estamos cerrando un programa sobre San Luis para el domingo”, reconoció Lanata ante los micrófonos de una movilera de Radio Nacional. En esas declaraciones, dejó entrever cuál será su enfoque: “Vamos a hablar de todos los temas. Hay un hecho nuevo, que es que Rodríguez Saá perdió las PASO y la idea es preguntarse por qué; cómo está la provincia; qué pasa con algunos subsidios que estuvieron dando que son medio raros, polémicos. Un poco de todo”.

“Es raro cómo se vive, porque hay mucho contraste entre las casas de Rodríguez Saá con otras casas. Inclusive la Casa de Gobierno parece de otro lugar y después lo que tenés alrededor es bastante más modesto”, dijo Lanata, apenas un rato después de su arribo a San Luis, en un esfuerzo por omitir que en realidad otras ciudades, como la de Buenos Aires, muestran contrastes bien marcados y profundos.

A bordo de sus autos rentados, los integrantes del equipo enviado por PPT registraron imágenes del edificio de Terrazas del Portezuelo, la Legislatura y el Poder Judicial, en verdad, éste último su verdadero objetivo, según admitieron fuentes de Cambiemos.

“Sabemos que después de las elecciones de octubre tenemos que copar la Justicia para por fin sacarnos de encima a los Rodríguez Saá”, dijo un alto dirigente del macrismo puntano.

Otros registros que se llevaron a Buenos Aires correspondieron a la zona de los incendios de esta semana en La Punta, el Centro de Convenciones de la ciudad y la ULP.

“Estamos yendo para la casa del Alberto –Rodríguez Saá–”, dijo Lanata en un breve intercambio con Radio Nacional. También admitió que buscaron a la presidenta del Superior Tribunal de Justicia Lilia Novillo. Al parecer, sin suerte.

Un símbolo de la embestida sobre la Justicia puntana tal vez sea  la foto que apareció luego en las redes sociales, en la que Lanata abraza a la ex defensora pública Marina Ziliotto, el abogado Néstor Santos Nobile y la titular del INADI Mabel Marcello. Las dos mujeres, kirchneristas devenidas en macristas.

Lanata contó que había visto “los asentamientos que hay al costado del camino” llegando a San Luis y reconoció que va a girar su informe denostando el trabajo de la Fundación Mujeres Puntanas.

“Estuvimos hablando –con referentes de Cambiemos-, pero la idea no era hacer tanta nota política sino más bien una nota social y de contexto general”, aseguró el periodista que supo, en 2002, echar de un estudio del canal de televisión en Buenos Aires a Claudio Poggi, por entonces uno de los funcionarios estrella de los hermanos Rodríguez Saá.

Todo indica que el macrismo apunta a una intervención judicial en la Provincia y, por ahora, enfoca su esfuerzo en la preparación del terreno con estos informes.

Ya con el trabajo consumado, Lanata volvió a la Capital Federal en el avión de la empresa Brise que lo trajo. Antes,dejó todo un símbolo en una foto: un delicado gesto al mejor estilo Fax U, de Charly García, registrado para la historia en el aeropuerto local.