San Luis fue la única provincia en condiciones de rechazar el pacto que propuso el presidente Mauricio Macri a los gobernadores de todo el país: según publicó la Agencia de Noticias, la administración de Alberto Rodríguez Saá de ninguna manera cedió derechos adquiridos a través de los juicios ganados al Gobierno Nacional en la Corte Suprema de Justicia, que superan los 11 mil millones de pesos, y tampoco quiso desistir de otros reclamos judiciales que estiran las cifras hasta los 42 mil millones.

El Gobierno Cambiemos pretendía que San Luis resignara esas sentencias y esos reclamos a cambio de 2 mil millones de pesos en bonos.

Así lo informaron, al salir de la Casa Rosada, el vicegobernador puntano Carlos Ponce y la ministra de Hacienda Natalia Zabala Chacur.

“La Provincia sigue siendo discriminada”, dijo Ponce. “Lo sentimos como un apriete”, agregó Zabala Chacur, en declaraciones obtenidas por Canal 13 de San Luis.

Después de la reunión, a la que asistieron los mandatarios de todo el país y en la que participo un rato el presidente Macri, la funcionaria explicó que esperaban un ambiente de diálogo y sin embargo sólo encontraron imposiciones.

“Nadie tuvo el tiempo necesario para hacer un estudio exhaustivo, cuando este acuerdo tiene un impacto fiscal enorme”, planteó la Ministra, y agregó: “Nos obligaban a desistir de los juicios por Coparticipación. Tenemos dos juicios ganados con sentencia de la Corte, esperando a que sean pagados. Además, tenemos 14 juicios con posibilidades de ser ganados”.

A cambio de terminar con los reclamos de San Luis, el Gobierno nacional sólo ofrecía $2 mil millones en bonos.

El resto de las gobernaciones aceptó el pacto tras desistir de sus causas judiciales para recibir un bono del 15% de compensación.

“En San Luis siempre defendimos el federalismo y la autonomía provincial. En este caso, teníamos que ceder ciertas dependencias que tienen que ver con impuestos provinciales y no estábamos de acuerdo en hacerlo. Esto era sólo para beneficio de Buenos Aires”, explicó Zabala Chacur.

El vicegobernador Ponce también puso las cosas en blanco sobre negro: “Era un reunión en la que firmás o no firmás. San Luis ha estado poniendo todo, y si firmábamos, no se llevaba nada”.