Todavía afectado por la durísima derrota del 22 de octubre, un sector de la alianza que sostiene a Claudio Poggi impulsa una ruptura con el gobierno de Mauricio Macri.

Al menos eso dejó traslucir la dirigente Dolores Lucero Belgrano, una ex funcionaria municipal y ex militante kirchnerista, en Radio Digital.

– Yo me preguntaría: ¿es el Gobierno nacional el que puede ganarle en 2019 al régimen saaísta? Tengo mis serias dudas –dijo Lucero Belgrano en el programa del periodista Nino Romero, también simpatizante del poggismo.

La dirigente consideró, en la misma senda de razonamiento, que “la clave está en el peronismo disidente”. Aludía en forma explícita a Poggi, que hasta hace sólo dos años -antes de hacer su juego solitario- ocupaba espacios de privilegio en la cúpula del Partido Justicialista de San Luis, de la mano de Adolfo y Alberto Rodríguez Saá.

Pero quizás aludía, también, al intendente Enrique Ponce, su ex jefe político, que viene de quedar al borde del desahucio después de la caída del 12 de noviembre, cuando quedó tercero en la elección legislativa municipal, que él mismo convocó separada de los comicios nacionales en la ciudad de San Luis.

Fuentes cercanas al intendente reconocen que después de ese resultado sólo encuentran esperanzas en hacer explícita su alianza con Poggi, que hasta ahora mantuvieron en las sombras para no reconocer su transfuguismo, al pasar del kirchnerismo al macrismo sin más remordimientos que el que les provocaban ciertas críticas internas y las proyecciones de las encuestas.

“En San Luis, el Gobierno nacional está representado por la alianza Cambiemos y esa alianza ya tiene un problema muy serio hoy, con la visita de Ricardo Alfonsín”, agregó Lucero Belgrano en radio Dimensión. El hijo del ex presidente fue recibido con honores por un grupo de dirigentes en San Luis y Villa Mercedes, pero el radicalismo debió hacer un enorme esfuerzo por ocultar las contradicciones que abren sus críticas sobre la marcha del país.

Lucero Belgrano fue más tajante todavía en cuanto a los límites de los espacios compartidos: “Acá los que trajeron la voz cantante de Macri, que son los dirigentes del PRO, prácticamente no existen. No tienen ningún peso. Entonces ¿Cambiemos le va a ganar al saaísmo en 2019?”, insistió la dirigente. “No. Va a ser la nueva oposición de San Luis”, le contestó, con cierto aire enigmático, el periodista Nino Romero.

“Yo me quedaría con los peronistas disidentes”, agregó Lucero Belgrano, y Romero la auxilió: “Poggi debe reforzar la pata peronista”.

“La provincia de San Luis, al lado del Gobierno nacional, tiene una debilidad estructural importante. Si esto se resolvía con recursos económicos, en octubre ganaba el Gobierno nacional. Pero no ocurrió así. Y aún sin recursos, sin dar respuestas a las necesidades, el candidato del frente Avanzar y Cambiemos -Poggi- obtuvo el 43 por ciento de los votos”, completó la ex funcionaria kirchnerista.

Ese fue un modo sutil de reclamar la paternidad de los votos, frente a las lecturas que hace la Casa Rosada acerca de la increíble derrota del 22 de octubre, cuando Adolfo Rodríguez Saá no sólo recuperó los 20 puntos con los que había caído en las PASO, sino que agregó otros 12 para llevarse un triunfo calificado por la prensa como “resonante” e “histórico”.

La postura rupturista con el macrismo, sin embargo, aún no está reflejada en las señales públicas que a diario revela Poggi. De hecho, ya sostuvo varias veces, junto con el radical José Riccardo, que en 2019 “profundizarán” esa alianza que, creen, al final los va a llevar a la gobernación de la Provincia.

Mirá el video.